¿Con qué frecuencia hay que realizarse una limpieza facial en profundidad?

Cuando hablamos de limpieza facial, nos referimos a un procedimiento con el que se ayuda a sanear y a purificar la piel del rostro. El objetivo es que esté más saludable y que luzca mucho mejor. No en vano, es una de las partes más expuestas a las inclemencias del tiempo y que conviene mimar tras el verano. Por ello, es importante someterse a algún tratamiento facial Barcelona.

 

Beneficios de realizar una limpieza facial

 

Es fundamental cuidar, tratar y limpiar la piel a diario. Pero aunque llevemos una correcta y cuidada limpieza a diario en nuestro hogar, la dermis no se oxigena ni se limpia por completo. Por eso es recomendable ponerse en manos de un verdadero experto de la cosmética cada cierto tiempo para que realice una limpieza más profunda de nuestro cutis.

Entre los beneficios que se obtienen con esta acción está la eliminación de prácticamente todas las impurezas de la piel, tanto a nivel superficial como profundo. Además, se estimula la oxigenación de la dermis desde su interior lo que ayuda a fomentar el proceso de regeneración de las células.

Igualmente, descongestiona, desobstruye y reduce el tamaño de los poros. De esta forma, se consigue que los puntos negros sean menos visibles. A todo esto, hay que sumar que retrasa el envejecimiento ya que aporta brillo, suavidad y luminosidad a la piel además de prevenir la aparición de las temidas arrugas.

 

¿Cada cuánto tiempo hay que hacerse una limpieza facial?

 

La frecuencia para realizarse una limpieza de cutis va a depender del tipo de piel de cada persona. Una piel que sea grasa va a tender a ensuciarse bastante más que una piel seca. En este caso, la limpieza facial tendrá que ser más frecuente y profunda. Otros de los factores que afectan a la frecuencia con la que se tiene que hacer este tipo de limpieza es la edad y el ambiente en el que se vive.

En cualquier caso, cuando te realices este tipo de tratamiento con un profesional, es conveniente dejar pasar un cierto tiempo entre una sesión y otra. En general, la frecuencia con la que se debe llevar a cabo una limpieza de cara en profundidad es normalmente de tres o cuatro meses. Por eso hablamos de la conveniencia de realizarlas en cada uno de los cambios de estación.

Post Anterior - Volver a blog - Siguiente post
Comentarios¿y tu, que opinas?
*El email no sera visible, al enviar aceptas las condiciones, lease aviso legal